martes, 15 de febrero de 2011

Tú a Londres y yo a Padova

Desde que estoy en Padova, he aprendido que la distancia no se mide en kilómetros, sino en horas de viaje y ganas de verse.

Os cuento, en mi nueva entrada del blog Erasmusu, sobre cómo y cuánto cuesta moverse desde Padova, de lo increíblemente fácil que es coger una media de dos vuelos al mes y de que el Erasmus no tiene que ser un impedimento para nada.

¿Quién dijo que las relaciones a distancia eran imposibles?