viernes, 10 de diciembre de 2010

Grande Natale a Padova

Aunque mi amiga Antía me odie, tengo que seguir publicando en el blog cada tres segundos, y hoy el motivo es enseñaros cómo está Padova en Navidad. Y, en concreto, cómo han dejado mi casa mis compañeros de piso.

Para empezar, la entrada en mi piso se amena con la bienvenida que te da este simpático señor:


Viéndolo cada día, me recuerda a que hace ya muchos años que mi casa emeritense no se decora con motivos navideños, y tengo que decir que, aunque la de aquí ahora esté preciosa, me parece bastante injusto tener que levantarme todos los días y alimentar mis ojos con esta imagen.

El árbol de Navidad de mi casa

Con ella, se repite cada mañana el seis de enero para mí, y me dan ganas de salir corriendo a abrir todos los regalos, ¡sólo que ninguno es mío! Y por eso es tan injusto.

A falta de un árbol, en la terraza a la que da mi habitación hay colocado otro, ya que mis compañeros compraron ése y se dieron cuenta de que era demasiado grande como para tenerlo dentro del salón, así que lo sacaron fuera y volvieron a Ikea a por otro.

El árbol de Navidad de la terraza

Por otra parte, como en todas las ciudades en estas fechas, se ven imágenes de luces colgantes por las calles. En Padova, se puede echar un ojo al Prato della Valle, en el que visten a todos sus árboles de Navidad:

O, simplemente, pasar cualquier día por el mercado de la fruta, en los soportales del Palazzo della Ragione, y encontrárselo totalmente adaptado a la fecha:

También asoma un gran Papá Noel junto a Santa Justina, o se proyecta la imagen del nacimiento frente al reloj de la Piazza dei Signori.

Me preguntó cómo estará Madrid este año, o qué habrán hecho para iluminar Mérida. Desde luego, no se puede decir que no se eche de menos pisar un poco de tierra española, pero para eso aún queda una semana.

Mientras tanto, os voy deseando una Grande Natale y Tanti Auguri a tutti ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario