lunes, 6 de diciembre de 2010

Cari futuri erasmini...

Lo acaba de citar Nerea de #erasmussinmaletas: Why Birmingham?, y yo ya expliqué hace tiempo el Perché Padova, pero lo que no dije fue come Padova.

Una de los miedos del Erasmus es, seguramente, el idioma. En mi escuela se puede ver claro que, en la lista de destinos Erasmus piden un nivel de idioma según al país al que te vayas. Mi propósito con el Erasmus era mejorar mi inglés, pero como me pedían un nivel B1 para irme a un lugar con clases en inglés (título en mano) tuve que descartarlo.
Me quedaba la opción de mejorar mi francés para conseguir un título, aprender italiano o enfrentarme al alemán. De italiano, de hecho, sólo me exigían un nivel A2, y como lo vi fácil me enfrenté a ello.
Me arriesgo a decir que la ETSIT-UPM es la única escuela que te pide un título obligatorio del nivel exigido antes de irte a tu destino Erasmus, pero una vez aquí y viendo el panorama, casi que me alegro de haberme puesto a estudiarlo a tiempo.

Cómo sacarse un título de italiano en poco tiempo

No es, precisamente, algo demasiado difícil, dado que un español y un italiano pueden entenderse perfectamente sin tener ni idea de la lengua del otro, pero sí que es necesario saber un poco de gramática y sintaxis. Yo, que soy una maniática de la gramática española, puse gran interés en conocer cómo era la italiana, y tengo que decir que no difiere mucho de la nuestra.
Empecé a estudiar la lengua por mi cuenta, con este libro:

Libro utilizado para aprender italiano

Me lo recomendaron en una librería de Madrid, y lo vi bastante completo. Dediqué las Navidades a empollármelo bien, compaginándolo con el estudio de los exámenes de febrero, y algo sí que aprendí.
Sin saber, siquiera, si me iban a dar la plaza para venirme a estudiar a Italia, yo estaba súper ilusionada aprendiendo el idioma e intentaba practicarlo siempre que podía.
En febrero, después de los exámenes, nos hicieron a toda la UPM una prueba de nivel para ver si podíamos optar a la plaza que quisiéramos, y yo lo pasé bien, ¡así que mi experimento no me salió tan mal!

También pude practicarlo en mi primer viaje a Italia, que fue con destino a Milano y Parma, aunque el acento español me delataba bastante rápido, como a cualquiera aprendiendo un idioma nuevo.
Poco después, allá por marzo, supe que me habían dado Padua como destino, y me ofrecieron un curso online de italiano (de Tell me more) a unos 20€ para poder seguir practicándolo. Con este curso aprendí bastante, pero creo que cuando más aprendí fue al buscar piso por Padua.
Estuve mandándome e-mails con italianos durante un tiempo y, usando un diccionario online y una web de conjugación de verbos (aún las tengo en favoritos) pude entenderme con ellos, hasta dar con el piso perfecto (en breve haré un vídeo de mi casa para que la conozcáis un poco y os ponga los dientes largos, ¡que es preciosa!). Os dejo un aperitivo de las fotos que me mandaron los dueños del piso cuando me lo ofrecieron, las cuales hicieron bastante para que ahora os esté escribiendo desde aquí.

Soggiorno

Terraza

Siguiendo en la línea del aprendizaje del idioma, sin bastar con ello, aún tenía que obtener el certificado A2 del Istituto Italiano di Cultua de Madrid, el CELI 1, cuya convocatoria sería en Junio de 2010 (justo después de los exámenes de la ETSIT). Y allá fui.
No fue un examen difícil, en cuanto a la parte escrita se refiere, pero la parte oral me resultó algo accidentada. Me dieron unas viñetas mudas que tenía que describir (antes del examen, para que me diera tiempo a preparármelas un poco y buscar en un diccionario las palabras necesarias), pero no sabía ni describirlas en castellano, así que lo tuve un poco difícil para hacerlo en italiano.
Pocos días antes de venirme a Padua, supe que había aprobado el examen escrito, pero no el oral. Cuando vuelva a Madrid, supongo que tendré que examinarme de nuevo de la parte oral, y esta vez (más me vale, después de llevar aquí dos meses) espero pasarla ;)

Añadir que me está ayudando mucho el convivir con italianos en casa. Es inevitable juntarse con españoles en Italia, ya que somos mayoría y corres el riesgo de quedarte sin amigos, pero también se puede aprender hablando en la calle, en la universidad o en casa.
La gente que está en residencia no lo está practicando tanto, aunque sí más que los que comparten piso con españoles, pero la mayoría de ellos están disfrutando del curso de italiano gratuito que ofrece la universidad de Padua.
Por incompatibilidad de horarios, yo no puedo asistir a las clases de ese curso, pero según mis compañeros de piso imparo veloce, y ¡más me vale, que todas mis clases son en italiano, por supuesto!

No queda mal decir que podría haber aprendido aún más (y posiblemente pasar el examen oral del CELI) si me hubiera apuntado en mi propia escuela a los cursos de idiomas de IAESTE, que te dan la oportunidad de aprender o mejorar un idioma con profesores de calidad a precio de estudiante (unos 250€/cuatrimestre). Esto fue lo que hicieron los chicos que echaron para Italia de mi escuela y que ahora se encuentran en Turín o Roma, dos ciudades que sumaré a mi calendario de viajes.

Sin querer aburriros más con mis consejos sobre italiano, os dejo para seguir estudiando en inglés, comprendiendo en español y examinándome en italiano de mi gran amiga Elaborazione di segnali.

¡Pasad un buen día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario